258

Sólo faltan 258 días
…y te confieso que me he metido en un gran lío tratando de documentar esta espera,  porque a diferencia de los días previos a cumplir 50, ahora no tengo tiempo de nada.

Un poco de retrospectiva.

En esta última década han pasado muchas cosas. Hace nueve años me quedé sin trabajo, junto a un poco de miles, por no decir, millones de gentes en nuestro pais y alrededor del mundo. Perdí el status que había logrado después de tantos años de esfuerzo y tuve que empezar de nuevo. También perdí mi casa. Una historia que me costó hospital y operación de urgencia. No sé si fue por eso, pero siempre coincide que cuando paso por un gran estrés caigo en el hospital.
Estuve cuatro años sin conseguir trabajo de tiempo completo. Seguí escribiendo mis Guantanameras para el programa de Alvarez Guedes, escribí algún que otro comercial freelance, trabajé en el Censo de Población del 2010 y volví a trabajar medio tiempo en Marañón and Associates Advertising, empresa para la que ya  había trabajado durante nueve años.

El trabajo del Censo me gustó mucho. Me sirvió de gran experiencia. Aprendí a moverme en partes del condado que antes no conocía  y nunca hubiese conocido, como la ciudad entera de Homestead que fue donde me tocó trabajar. También conoci gente muy buena. La verdad es que disfruté mucho esa experiencia.. Me ayudó a deselvolverme entre gente extraña. Tenía que tocar puertas y convencerlos de que me dejara entrar y que contestaran todas aquellas preguntas. Muchas personas cooperaban desde el principio, pero otras costó trabajo convencer. Me metí en casas muy apartadas que parecían de horror y misterio. También en mansiones preciosas y también en edificios de apartamentos donde había muchos ilegales que no querían participar del censo, creyendo que eso les traería problemas. En general fue una buena experiencia. Creo que lo volvería a hacer.

Durante ese tiempo también abandoné la escuela. Estaba estudiando Periodismo en FIU. Después de la operación me quedé un poco nerviosa y me costaba trabajo retener los conocimientos. Además, sin trabajo no podía hacerle frente a los gastos escolares. Aún con ayuda financiera, lo que me tocaba soltar de mi bolsillo era más de lo que yo podría producir. No he perdido la esperanza de retomar mis estudios y terminar, que ya me queda poco, pero ahora también el tiempo escasea.

En la última década me he mudado cuatro veces. Si creyera un poco más seriamente en ciertas cosas, juraría que me han echado un bilongo para que no pueda sentar el c…en una vivienda por más de tres años. Casi nunca llego a tres.  Y esto viene sucediendo desde que llegué a este país. Creo que tengo el record Guiness de mudadas. Ya donde estoy voy a complir dos años. Se acerca el momento de ir buscando, sospecho.

Después de esos cuatro años de limbo laboral conseguí trabajo en Univision, Departamento de Normas y Prácticas. A censurar, mira tú. No dejo que se escape una mala palabra, ni un gemidito o encuentrico sexual, ni nada ofensivo contra raza, religión y orientación sexual, para que sepan. Y ahí encontré la paz.  No recuperé mi anterior status financiero, pero estoy tranquila y pago los “viles”.

Lo más espectacular de esta última década ha sido el nacimiento de mi nieto, Sebastian. Se me apareció de sorpresa, pero ha sido mi tercera gran bendición. Quizá fuera por la gran emoción, ligado con el estrés que conllevó su concepción y nacimiento y los demás estreses que en el momento padecía, a seis días de nacido el bebé, sufrí un infarto cardiaco. (continuará)


Previamente

y

Comments

Popular posts from this blog

FOTOS DEL AFTER PARTY

SOLO FALTAN ONCE MINUTOS